Traductores

English cv French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

ERA CAMINANTE CONVENCIDO Y NOCTÁMBULO CALLEJERO ...

Buscaba independencia por inquietud personal y libertad por derecho propio. Quiso conquistar la amistad de su dignidad, pero para ello tuvo que pagar una absurda y cínica deuda jamás contraida, que fiscalizó su vida y la de los suyos. Finalmente cayó en la trampa de la tarántula institucional, de la que sólo le separa una fría y seca tapadera semiabierta...

Acoso. Grabación en octubre de 2009

¡NO A LA INCOMUNICACIÓN,POLUCIÓN Y OSCURANTISMO!

¡DIVULGA LOS SIGUIENTES BLOGS, POR FAVOR!

VAGABUNDO TRAS LA LIBERTAD

EL CUADERNO DE GUILLERMO: NO, GRACIAS. (ACOSO INSTITUCIONAL EXTREMEÑO)

ACOSO ESCOLAR E INSTITUCIONAL

ACOSO ESCOLAR E INSTITUCIONAL
Pincha y accede al vídeo

Entrevista por Luís Herrero del Olmo, el pasado 10 de marzo, en "esRadio"

viernes, 17 de septiembre de 2010

Terrorismo escolar …un análisis visionado por Araceli Oñate e Iñaki Piñuel

La siguiente noticia, aunque hoy hace cuatro años que se publicó, sigue teniendo la misma vigencia que entonces. Quizás, incluso ese porcentaje del que se habla se haya incrementado.

¿A qué esperan nuestros poderes ejecutivos, legislativos y judiciales para erradicar este terrorismo social en nuestros infantes y adolescentes? Se está creando una sociedad cercana al fascismo de otras épocas y otras sociedades, donde parece ser que finalmente impere la ley del más fuerte, la del más despiadado, la de la supervivencia pura y dura al  más puro estilo darwiniano. Y son nuestros propios conductores, nuestros líderes los que subliminalmente nos están trazando estos métodos de depredación, fagocitosis y dominio bruto.

Ya no sólo nos alientan a ser los mejores, a sobrevivir y espabilar, sino que nos inducen con la competitividad a empujar y trepar a costa de terceros, con tal de ganar y llegar a una meta ficticia de valores y de ética humana y social.

La participación ya no interesa. Es la hora de la competitividad agresiva y lesiva. ¡Sálvese el que pueda. Maricón el último!

La noticia dice así:

EL ACOSO ESCOLAR ESTÁ DESCONTROLADO

UN 23% DE LOS siete millones de alumnos que han comenzado el curso será víctima de sus compañeros. Éstos son los resultados del estudio más importante jamás hecho

ANA MARÍA ORTIZ/JAVIER OLIVARES

/ JAVIER OLIVARES

No era el típico niño acomplejado al que los compañeros de recreo hacen el vacío. Para nada. En clase figuraba dentro del grupo de los respetados, donde nunca llueven tizas, palizas o mofas. Siempre llegaba a casa con más sobresalientes que notables. Se podría decir que respiraba una atmósfera saludable en la escuela. Hasta el día del partido de baloncesto. El equipo de su colegio jugaba un encuentro decisivo contra los chicos del pueblo de al lado, quienes acabaron venciendo con una canasta en los últimos minutos. Como él era el defensa del encestador, sus compañeros comenzaron a señalarlo como culpable de la derrota. De las burlas en el aula se pasó a mayores y los padres del niño perseguido tuvieron que buscar la ayuda de especialistas. El dictamen de éstos fue claro: víctima de acoso escolar, el niño necesitaba protección inmediata.

Asustados, los padres denunciaron el caso ante la Guardia Civil. Paralelamente la dirección del colegio abordaba el asunto con manifiesta torpeza reuniendo al resto de padres de la clase del chico acosado y predisponiéndoles en contra de su familia: «Os han denunciado a vosotros y a vuestros hijos», les dijo erróneamente. Fue así como la persecución que sufría el niño en el colegio se extendió a los padres, víctimas también de insultos y descalificaciones. Ahora prácticamente todo el pueblo les es hostil. El aire en la localidad andaluza donde viven se les ha hecho tan irrespirable que están haciendo las maletas. La única salida que han encontrado es la huida.

Los especialistas en acoso escolar Iñaki Piñuel y Araceli Oñate reproducen el caso -real- como prototipo en el que se materializan las principales conclusiones del ambicioso estudio sobre la violencia en las aulas que acaban de terminar. La historia de este niño andaluz es un indicador de las dimensiones y la gravedad que está adquiriendo un problema que parece descontrolado y en el que demasiadas veces una intervención desafortunada no hace sino agravar el asunto.

Un 23,2% de los niños españoles -prácticamente uno de cada cuatro, es decir 1.750.000 escolares en toda España- está viviendo una pesadilla similar. Es el dato más visible del estudio La violencia y acoso escolar en España, la mayor radiografía que se ha hecho al fenómeno en toda Europa y que CRÓNICA les adelanta en exclusiva: los niños andaluces, con un 27,70% de los alumnos víctimas de acoso, son los que más sufren la inquina de sus iguales; en el extremo opuesto, los aragoneses con sólo un 18,2% de acosados. Además, un 53,7% de las víctimas de acoso escolar presenta síntomas de estrés postraumático (pesadillas, ansiedad, insomnio, flash back, pánico...), el 54,8% sufre depresión, el 53% tiene una imagen negativa de sí mismo...

El informe, realizado por Araceli Oñate e Iñaki Piñuel -miembros del Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo (www.acosoescolar.com )- para la empresa Mobbing Research (www.mobbingresearch.es ), se ha basado en las encuestas realizadas a 24.990 alumnos de entre siete y 17 años pertenecientes a 1.150 aulas de 14 comunidades. No es sólo es el estudio más amplio en España hasta la fecha -el anterior del Defensor del Pueblo data de 1999 y sólo medía el acoso en la ESO- sino en toda Europa, superando al realizado por una de las mayores autoridades en la materia, el sueco Dan Olweus, quien examinó a 11.000 escolares en 2003. El informe se presenta además unos días antes del segundo aniversario del suicidio de Jokin (21-09-04), cuando la sociedad despertó ante un fenómeno hasta entonces inadvertido. ¿Cómo ha evolucionado los casos de acoso escolar en este tiempo?

FASE 1: DESENCADENAMIENTO DEL PROCESO INSTIGADOR

Uno de los primeros tópicos que el estudio echa por tierra: el niño acosado no es un alumno carente de habilidades sociales, arrinconado por los demás por ser «gordo», «gafotas» o excesivamente tímido. El acoso puede recaer sobre cualquiera. «Muchos son niños absolutamente normales, felices y brillantes», dice Araceli Oñate. Prueba de ello es que muchas víctimas responden afirmativamente en los test a enunciados tan optimistas y generosos como «cuando pierdo en algún juego me alegro por los que ganan» o «prefiero salir con gente que quedarme a ver la tele».

El hecho que desencadena el proceso de acoso sorprende por lo puntual y lo insignificante. Cometer un error, haberse dejado anotar una canasta crucial como el niño de Andalucía, orinarse delante de la clase, sacar una nota que despunta por arriba o por abajo o incorporarse tarde al colegio... cualquier detalle basta para que el agresor se fije en alguien y decida convertirlo en su presa.

Ante esta caprichosa elección, los más pequeños son los más desprotegidos. El informe ha confirmado a los expertos lo que ya sorprendió en un estudio realizado anteriormente en la Comunidad de Madrid. Si en 1º de Bachillerato el acoso afecta al 11,40% de los alumnos, en Segundo de Primaria (niños de siete años) lo sufre el 41,4%. A medida que el niño crece, la posibilidades de ser blanco de sus compañeros de pupitre disminuyen: un 37% en 4º de Primaria, un 28,10% en 5º, un 25% en 6º, un 23% en 1º de ESO... De esta estadísticas, los especialistas extraen una mensaje esperanzador (puesto que el acoso disminuye con la edad, la escuela socializa) y una pregunta inquietante: ¿Qué se estará viviendo en las aulas de los niños de cinco y seis años, demasiados pequeños como para someterlos a una evaluación mediante test?

Entre las buenas noticias está el hecho de que el acoso escolar no reproduzca el patrón de la violencia de género, algo que algunos especialistas temían que imperara también en las aulas. Niños (el 24,4% son víctimas) y niñas (21,8%) lo sufren en igual medida. «Por lo general, los niños acosan a otros niños y las niñas a otras niñas», explica Piñuel. «Aunque sí es cierto que la modalidad de acoso y violencia escolar varía en función del sexo. Los niños se decantan más por la agresión física y las amenazas directas mientras que las niñas atacan a la víctima aislándola y excluyéndola, intentando bloquearla socialmente». Ser homosexual o extranjero tampoco da más papeletas para convertirse en blanco de los demás. Sólo un 1% de los acosadores eligió a su víctima «porque era diferente».

Harán falta más estudios y una digestión pausada de los datos para averiguar el por qué de las diferencias entre comunidades. Andalucía se sitúa en la cabeza de la lista, con un 27,7% de sus alumnos sometidos a un acoso intenso o muy intenso, seguida del País Vasco y Navarra (25,6%), y Asturias y Cantabria (23,6%). Mientras que las aulas menos conflictivas son las aragonesas (18,2%) y las canarias (19,1%).

FASE 2: COMIENZA EL HOSTIGAMIENTO Y EL ACOSO

El acosador ya tiene a su víctima en el punto de mira y comienza a desplegar sus armas para conseguir que el resto del grupo lo demonice también. Le pone motes, realiza caricaturas ofensivas, le grita, le chilla o lo maltrata ostensiblemente a la vista de todos... «Intenta que los testigos pasen a ser participantes activos en el proceso de acoso», explica Piñuel. Algunos colaboran en el hostigamiento por miedo al instigador y a que éste pueda cebarse con ellos también. Los más simplemente se dejan llevar por el mimetismo de la violencia. «La mayoría se burlará de la víctima, la estigmatizará y se apartará de ella por el simple hecho de que todos lo hacen», asegura Araceli Oñate.

Un 39,40% de los escolares estudiados por ella y Piñuel acosan esporádicamente a otros y el 3% son acosadores frecuentes o sistemáticos. Los que ejercen la violencia aducen la siguientes razones para hacerlo: «Porque me provocaron» (22,4%), «por gastar una broma» (8,6%), «para evitar que me lo hagan a mí» (2,9%), «por pasar el rato» (3,2%), «porque a mí me lo hacen» (3%)...

¿Y qué sucede con los acosadores tras la vida escolar? Los expertos creen que perpetúan la violencia y la trasladan al ámbito laboral, familiar o vecinal. Un 60% de los niños que acosa en el colegio comete algún delito antes de los 24 años.

FASE 3: EL ASESINATO PSICOLÓGICO

El niño acosado comienza a creer que todo lo hace mal, que es un desastre, tiene una visión pesimista de la vida y de los demás e incluso se inclina por pensar que los que lo acosan tienen razón. Se derrumba. Una de cada cuatro víctimas dice que lleva padeciendo esta situación «desde siempre», el 28% «desde que comenzó el curso», el 25% «desde hace unos meses» y el 22% lo sufre «desde hace unas semanas». En contra de lo que podría pensarse, les produce mayores daños psicológicos que le pongan un mote o lo aíslen que recibir una patada. Y son justamente las conductas más dolorosas las preferidas por los agresores: Bloqueo social de la víctima (29,3%), hostigamiento (20,9%), manipulación (19,9%), coacción (17,4%)...

Ante este panorama, el niño comienza a desarrollar los primeros síntomas de indefensión: disminuye su rendimiento escolar, se aísla socialmente, altera su conducta (pánico, ataques de rabia, llanto o miedo a ir al colegio), surge la agresividad y los primeros incidentes con la familia, aumenta el absentismo escolar, se retrae... El asesinato psicológico está en marcha.

Y es entonces cuando se procede a cometer, a decir de Oñate y Piñuel, uno de los mayores errores a la hora de intervenir. «Se busca la causa del acoso en la víctima, produciéndose el demoledor fenómeno de la victimización secundaria. Se le saca de clase para ir a ver al psicólogo, se le señala ante sus padres o demás compañeros como un niño difícil, insociable, agresivo, depresivo, hiperactivo, neurótico que presenta necesidades educativas especiales...», explica Oñate. Es decir: se le hunde aún más.

FASE 4: MANIFESTACIONES PSICOSOMÁTICAS GRAVES

La conclusión más alarmante del estudio es el enorme daño psicológico que sufren las víctimas. Un 53% presenta síntomas de estrés postraumático (pesadillas, ansiedad, temblores, sudoración, flash back, pérdida de la capacidad de concentración...), un 54,8% presenta síntomas de depresión, un 38% de autodesprecio, un 57,2 disminución de la autoestima, un 53% tiene una imagen negativa de sí mismo... El 15% presenta ideas suicidas recurrentes. «La vida en general es una porquería», «a veces me dan ganas de morirme», son algunos de los ítems del test AVE (Acoso y Violencia Escolar, TEA ediciones 2006) que mide este riesgo en los niños afectados. Ante tal cuadro clínico, no es de extrañar que con frecuencia muchos yerren en el diagnóstico y se confunda a la víctima con un enfermo mental.

«Algunos de estos niños, cuando los cambian de centro para tratar de cortar el acoso, pueden llegar a reproducir el comportamiento del agresor en el nuevo colegio. "Esta vez no me va a pasar porque soy yo quien va a dar"», explica Araceli Oñate. Es la lección que parece querer dar un polémico videojuego de Rockstar, protagonizado por un niño que sobrevive a los ataques de sus compañeros echando mano de bates de béisbol o bombas fétidas. En España se lanzará a finales de año.

FASE 5: EXPULSIÓN O AUTOEXCLUSIÓN ESCOLAR

Le sucedió a la niña apaleada en Burgos el pasado 4 de septiembre. Y al niño de Andalucía. La mayoría de los casos de acoso escolar se zanjan con la salida de la víctima del colegio. «Muerto el perro se acabó la rabia», dice Piñuel, muy crítico con esta práctica para la que ha acuñado el término de «síndrome de negación institucional». «Las instituciones escolares tienden a negar sistemáticamente que tales violencias existan en sus centros porque es una patata caliente que no desean. No quieren asumir la responsabilidad que tienen de proteger a los niños y demasiadas veces lo que esperan de las víctimas es que se marchen. Es la salida más cómoda, pero la más injusta y lesiva para el niño». En muchos casos el cambio de colegio está aconsejado por el orientador.

Piñuel y Oñate son también bastantes escépticos sobre la eficacia de las figuras que los colegios han creado para enfrentarse al acoso: comisiones de convivencia, mediadores o especialistas en resolución de conflictos. «Se le ha retirado la autoridad al profesor para corregir y reprochar conductas y se ha derivado en comisiones que tardan días o semanas en decidir. El agresor no aprende a tiempo que su conducta es reprobable porque el mensaje le llega 25 días después», dice Piñuel.

Los expertos son partidarios de la creación de un Plan integral de intervención en materia de acoso que apueste por el protagonismo de los profesores y les devuelva la posibilidad de actuar inmediatamente. Durante el curso pasado, Piñuel y Oñate lanzaron en algunos colegios de Madrid su propio plan. Y parece que funciona. Pusieron en marcha lo que llamaron «Protocolos de buen trato», una dinámica de creación de normas de comportamiento contra la violencia y el maltrato que los propios alumnos elaboran y que el colegio asume como propias: «Todos somos un equipo», «no arrinconar»... En las clases donde se ha aplicado, el acoso se ha reducido un 60%.

Otro dato esperanzador es que un 15,5% de los niños acosados asegure que son defendidos por otro compañero cuando les agreden. (Sólo el 9,6% dice que le ayuda un profesor y el 5,1% otro adulto). Unos héroes a decir de Piñuel y Oñate. «Un niño que ayuda a un excluido se convierte automáticamente en candidato a la marginación».

Estudio realizado por Iñaki Piñuel y Araceli Oñate para la empresa MOBBING RESEARCH. Más información:

  • www.mobbingresearch.es y www.acosoescolar.com
  • Acoso y violencia en los colegios

  •  

    CÓMO DETECTAR SI SU HIJO ES UNA DE LAS VÍCTIMAS

    Un total de 7.049.762 alumnos españoles (universitarios no incluidos) acaban de comenzar el curso escolar 2006-07. Y, según el informe que adelanta CRÓNICA, «La violencia y acoso escolar en España», un 23,2% va a ser víctima de la persecución de sus compañeros. ¿Le agreden a su hijo en el colegio? Las que siguen son algunas claves que pueden servirle de orientación para tratar de detectar el acoso escolar a tiempo. Cuidado si su hijo:

    1. Llega a casa con ropa deteriorada, falta de material, heridas...

    2. Busca excusas para no ir a clase.

    3. Evita la relación con sus compañeros.

    4. No quiere ir a fiestas de cumpleaños, excursiones, salidas escolares...

    5. Se aísla en su habitación.

    6. Llora con facilidad sin motivo aparente.

    7. Tiene vómitos y náuseas por la mañana.

    8. Nos dice que «no valemos para nada».

    9. Se muerde las uñas.

    10. Tiene miedo a ir al colegio.

    11. Está nervioso e intranquilo.

    12. Relata situaciones de acoso sucedidas a «otro niño».

    13. Se preocupa en exceso por su seguridad o por la de los miembros de su familia.

    14. No quiere ir a clase de gimnasia.

    15. Tiene ataques de rabia desproporcionados.

    16. No puede contar lo que le pasa ni nombrar a su agresor.

    17. Tiene una sensación de peligro inminente.

    18. Tiene ansiedad o angustia y no puede concentrarse.

    19. Habla de «quitarse de en medio» para resolverlo todo.

    20. Le preocupa ser acusado falsamente.

    Fuente: http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2006/568/1158444005.html

    1 comentario:

    MAMÁ dijo...

    !GRACIAS Iñaqui Piñuel y Araceli Oñate!.Definis el acoso escolar tal y como es,ojalá mucha gente reflexionara al leeros,ojalá que en este caso;, Silvia reciba con creces todo lo que le han quitado.
    ¡ME TEMO QUE ES MUCHO PEDÍR!

    Se ha producido un error en este gadget.
    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

    Te invito a entrar en un nuevo blog (Pincha y accede)

    Te invito a entrar en un nuevo blog (Pincha y accede)
    El cuaderno de Guillermo NO, gracias (Acoso escolar e institucional extremeño)

    Horario mundial