Traductores

English cv French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

ERA CAMINANTE CONVENCIDO Y NOCTÁMBULO CALLEJERO ...

Buscaba independencia por inquietud personal y libertad por derecho propio. Quiso conquistar la amistad de su dignidad, pero para ello tuvo que pagar una absurda y cínica deuda jamás contraida, que fiscalizó su vida y la de los suyos. Finalmente cayó en la trampa de la tarántula institucional, de la que sólo le separa una fría y seca tapadera semiabierta...

Acoso. Grabación en octubre de 2009

¡NO A LA INCOMUNICACIÓN,POLUCIÓN Y OSCURANTISMO!

¡DIVULGA LOS SIGUIENTES BLOGS, POR FAVOR!

VAGABUNDO TRAS LA LIBERTAD

EL CUADERNO DE GUILLERMO: NO, GRACIAS. (ACOSO INSTITUCIONAL EXTREMEÑO)

ACOSO ESCOLAR E INSTITUCIONAL

ACOSO ESCOLAR E INSTITUCIONAL
Pincha y accede al vídeo

Entrevista por Luís Herrero del Olmo, el pasado 10 de marzo, en "esRadio"

viernes, 29 de junio de 2012

Una Realidad Incomoda

 

image

Cuando te expones, corres el riesgo de recibir tanto criticas buenas como malas. Las buenas son una bendición, una inyección de autoestima de valor incalculable, dignas de mi más sincera y eterna gratitud. Las malas, no suelen afectarme, salvo en los casos en que provengan de alguien a quien estime. Solo aquellos a los que amo pueden llegar a herirme con sus juicios acerca de esta aventura en la que me he embarcado. Quizá, ello se deba a la relevancia que estos tienen en mi vida. La intensidad de los sentimientos que me unen a ellos o lo que inconscientemente espero de los mismos. No lo tengo claro.

Lo que de buen grado llega, de buen grado es acogido.  Lo contrario, no me interesa. No soy partidario de entrar a debate con mis detractores. No obstante, hoy, como única excepción, quisiera dedicar algunos párrafos a matizar algunos puntos oscuros de ciertos comentarios recibidos.

Comenzaré aclarando, que no hago de la dislexia mi bandera. Una cosa es que haya creado un blog para hacer frente a la parte de la misma que más me cuesta superar, y otra muy distinta, es que la proclame a bombo y platillo allí donde vaya. Fuera de este blog, mi vida destila normalidad. Soy uno de tantos, con unos días mejores que otros, y nunca, saco a relucir el tema de la dislexia, ni la uso como escudo o excusa para no realizar una tarea. Los que me conocen desde hace años deberían saberlo mejor que nadie, sin embargo, han resultado ser los más sorprendidos con mi decisión de exteriorizar que soy (por razones obvias) un miembro irrefutable del selecto club de la dislexia. Lo cual, no deja de sorprenderme, pues, precisamente ellos, en algún que otro momento, han sido testigos involuntarios de los síntomas que me catapultan a ingresar en dicho círculo.

Esta, no ha surgido de la noche a la mañana. No he metido la mano en mi chistera vacía y sacado de ella a la dislexia por arte de magia. La susodicha siempre estuvo en la chistera, yo solo me he limitado a mostrarla. No es algo de lo que me pueda sentir orgulloso. Acarrea más inconvenientes que beneficios. Basta decir, que si para una persona supuestamente normal la integración laboral y social es compleja, para un disléxico lo es el doble. Eso, sin tener en cuenta, que el ritmo acelerado y agresivamente competitivo de la sociedad actual, no concuerda, ni por asomo, con nuestra sosegada apreciación del mundo.

Soy consciente, de que hay personas que no terminan de asumir la existencia de dicha limitación. Lamentablemente, no puedo hacer nada al respecto. No está en mi mano apaciguar sus recelos. Si a ellos les cuesta asimilarla, imaginaos a los que venimos padeciéndola desde la infancia.

La dislexia, no es una majadería, como se le ha ocurrido decir a más de uno. Me respaldan un buen número de personas que también la padecen. No consigo entender, por qué, les inspira suspicacia el que me sincere sobre esta cuestión. Si un sordo te dice que no te puede oír, no le cuestionas su sordera. Es más, inconscientemente aumentas el tono de voz, a ver si así te puede oír mejor. Hay una predisposición innata a facilitarles las cosas a esas personas, porque la sociedad, está más que sensibilizada con dicha limitación. A mi, no se me ocurriría decirle a un sordo, que no lo es, sólo porque no puedo ver su sordera. Pero claro, en el caso de la dislexia, tristemente, parece ser más sencillo tacharnos de ignorantes consumados, estúpidos congénitos o vagos crónicos.

Estimados incrédulos, soy disléxico. No elegí serlo, no me gusta serlo, pero lo soy. Nací siéndolo y moriré siéndolo, pues, haga lo que haga para encajar mejor en las estructuras sociales establecidas, no va a conseguir redirigir la entrada de información en mi cerebro, por las vías consideradas normales por la mayoría de los mortales.

Ahora bien, si a pesar de lo expuesto, seguís con vuestras reservas, recordad:

1. Si me pedís que gire a la derecha probablemente girare alegremente a la izquierda. (Cosa que me perjudicó mucho cuando me estaba sacando el carnet de conducir)

2. Si quedáis conmigo a las ocho menos cuarto, no os enfadéis si aparezco a las ocho y cuarto, seguramente, me habré armado un taco con la hora.

3. No me pidáis que os ayude a resolver problemas matemáticos, pues no sabré ni por donde empezar.

4. No os sintáis decepcionados si olvido vuestros nombres al segundo de habérmelos dicho. Si os sirve de consuelo, vuestros rostros quedan grabados en mi retina con la misma facilidad, permitiendo que os recuerde a pesar del transcurso de los años.

5. No olvidéis, que si me tenéis que decir algo, os debéis asegurar de que estoy receptivo, porque en caso contrario, no os podré oír. Es más, procurad repetirme el mensaje más de una vez, de un modo claro y directo, sin andaros con rodeos, porque si hacéis lo contrario, solo me quedaré con lo último que me hayáis dicho.

6. No esperéis que os lea un libro en voz alta para haceros compañía un día en el que estéis enfermos. Porque mi vista vuela sobre el texto sin recaer en los detalles, intuyendo más que leyendo, las palabras que siguen a las palabras. Emitiendo un disonante martilleo con mi voz, que más que sosegaros, podría aumentar notablemente vuestra jaqueca.

No sé, podría seguir. Quizá, más que disléxico, sea super disléxico. A lo mejor, debería ir dando saltos de tejado en tejado enfundado en una malla de colores vivos en favor de esta causa tan ignorada.

Debéis hacer un esfuerzo para entender, que este comportamiento, no es un plan meticulosamente elaborado para haceros la vida imposible. Me hago cargo, de que relacionarse con una persona así, toca un poco las narices, aunque se entienda que sus actos son involuntarios.

En fin, entonar el mea culpa no resuelve nada. Personalmente, no deseo molestar a nadie, prefiero abrazar la soledad a incomodar a los que me rodean. Soy lo que soy y no le doy más vueltas. Asumo el problema y lo afronto con las armas que tenga a mano. Sobrevivo, tragándome lo que me echan y siguiendo adelante, sin volver la vista atrás. De ese modo, he aprendido a vivir rehaciéndome, una y otra vez. Construyendo capas sobre capas (una vez estas son dañadas) hasta formar una férrea armadura. Una sólida coraza, que me da fuerza en los momentos de flaqueza, marcando la diferencia cuando todo está en mi contra. Evitando mi descenso a los infiernos sumido en una depresión insoportable, y haciéndome resurgir de las cenizas, totalmente transformado. Reluciente, segador, más fuerte de lo que fui, pero igualmente solitario e incomprendido. Atrapado en un recipiente, que me muestra a través de su cristal, un mundo al que nunca tendré pleno acceso. Un hombre en una botella a la deriva en las corrientes del mar de la vida, o un niño asustado que cabalga a lomos de un corcel, en un desierto, en mitad de ninguna porte. En ambos casos, el rumbo a tomar es el mismo. Siempre directo hacia las puestas de Sol. Para mi, el más bello de los símbolos de la esperanza. Donde el silencio y la luz solar se prestan gentiles a sanar mis heridas, sin que por ello, la dislexia, mi eterna compañera en el sendero del mar de la vida, deje de volar dando vueltas sobre mi cabeza.

Fuente:

http://marcoasantanas.blogspot.com.es/2012/06/una-realidad-incomoda.html

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te invito a entrar en un nuevo blog (Pincha y accede)

Te invito a entrar en un nuevo blog (Pincha y accede)
El cuaderno de Guillermo NO, gracias (Acoso escolar e institucional extremeño)

Horario mundial